Fuente valiosa

r

PR02_fuentes_250313_Marina Martinez Campillo

Las fuentes son el mayor instrumento para la elaboración de una gran noticia. Gracias a ellas los periodistas pueden informar de lo sucedido con grandes detalles  y argumentos.

“Llamamos fuente a toda persona o documento que de un modo voluntario y activo facilita algún tipo de información a un periodista aunque esta pueda ser errónea, verdadera  o falsa”.El problema viene cuando estas fuentes no son fiables o son falsas, puede tratarse de rumores o habladurías, o fuentes que se ponen directamente en contacto con el periodista por algún interés personal. La labor del periodista destaca ante todo por su profesionalidad a la hora de destigir las fuentes fiables, por su gran actitud receptiva hacia las mismas y por su  habilidad para administrar la información. Un gran ejemplo de profesionalidad fue la gran tarea que realizaron los dos  periodistas  americanos Carl Bernstein y Bob Woodward  del  Washington Post, en el caso Watergate. Periodistas que fueron abucheados por una parte de la sociedad americana, criticados, incluso amenazados por no desvelar sus fuentes informativas, en especial la  identidad de “Garganta Profunda”. Un gran escándalo político  del siglo XX que salió a la luz por el  trabajo minucioso que realizaron estos  dos profesionales. Surgieron muchas otras fuentes  que querían  colaborar aportando  datos, pero  los periodistas  se limitaron a creer  solo en ciertas fuentes  determinadas. Bernstein y Woodward  han sido reconocidos en la historia del periodismo por su magnífico trabajo de investigación, su cuidadosa protección de no desvelar la identidad de las fuentes y por trabajar bajo una gran presión incluso de sus compañeros. Un claro ejemplo de off the record, en el que en todo momento permaneció  la identidad de William Mark Felt, agente del FBI, en el anonimato  hasta treinta años más tarde.  Los periodistas  juegan un papel muy importante y decisivo para los medios de comunicación  ya que son los que deciden que  información  va a publicarse y que datos no. Cuando alguna información es dudosa o  viene  firmada por un anónimo es  mejor evitarlas, ya que una información falsa puede dar por finalizada una trayectoria profesional , se puede perder su credibilidad y la confianza de sus directivos. Hay que corroborar las informaciones que nos facilitan, no todo lo que aportan las fuentes es correcto y no por el hecho de escuchar lo que nos beneficia   inmediatamente  hay que publicarlo, hay que saber elegir la información adecuada en el momento adecuado.  La  diferencia  que hay entre una buena fuente  de   una poco fiable son los documentos que  pueden  aportar,  acompañados de  la veracidad de otras fuentes secundarias que coincidan con las declaraciones. Los grandes profesionales disponen de una agenda de contactos que les  facilitan informaciones  de primera mano, necesarias para la credibilidad y verificación  de las  noticias. Tal puede ser esta  relación tan constante entre el periodista y la fuente  que  en ocasiones se producen  lazos  de amistad. Estos contactos hay que cuidarlos y ganar su confianza, son un buen instrumento para mantenerse bien informado de todo lo que sucede, incluso de  facilitar documentación confidencial. Hay una gran diversidad de  fuentes, estas pueden  ser: ciudadanos, altos cargos, grandes autoridades todos independiente de su posición social pueden aportar algún detalle o información relevante.

Lo que nunca debe hacerse con las fuentes  es pagar dinero   por obtener información. Incluso recibir dinero por su parte con el fin de que  publiquemos informaciones de su interés. Las informaciones que  facilitan son  completamente voluntarias y sin ningún beneficio.

Las buenas noticias están donde menos lo  esperas, en cualquier lugar, momento, fuera del trabajo. El periodista trabaja las 24 horas del día, no puede despistarse ni un  solo momento,  debe estar atento a  cualquier indicio informativo que pueda suceder.  El buen periodista debe aprender a  observar, escuchar y  interpretar todo  lo que pasa a su  alrededor, continuamente ocurren noticias de interés para los ciudadanos. Toda información es bienvenida, a partir de los datos obtenidos, con diferentes  versiones de los hechos, incluso de la parte contraria, comienza el trabajo más difícil, redactar la noticia. Una  noticia detallada, contada por diversas  fuentes desde diferentes puntos de vista, complementada por documentos y datos. Las buenas historias están en la calle, en el día a día y no   ruedas de prensa   sin  poder formular preguntas los  medios de comunicación En estos casos los periodistas se ven obligados a informar únicamente de los datos que facilitan sin ir más allá de la noticia. Los políticos  vomitan las informaciones que  les interesan  hacer públicas y no dejan a los periodistas realizar su  oficio como es debido, representando los intereses que les preocupan a los ciudadanos.

Volvemos a retroceder en la  libertad de información, un paso atrás en la libertad de la prensa, en la libertad de informar.

Una situación penosa  y  lamentable para el país, mientras que en   algunas cosas disponemos de grandes avances,   en otras cosas  como la libertad de información  España carece  de una Ley de Transparencia en condiciones.

Artículo de interés: “las ruedas de prensas sin preguntas”

Advertisements
This entry was posted in Uncategorized and tagged , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s